Beneficios de la transformación digital para las empresas

Transformación Digital

El mundo digitalizado en el que vivimos hace que todo parezca que sucede más rápido de lo que es. Necesitamos que cumplan al instante con nuestras necesidades y que respondan lo más rápido posible a nuestras dudas. Como consumidores, las exigencias crecen y apartamos a todo aquel que no nos ofrece lo que queremos. 

Es aquí donde entra en juego la transformación digital en las empresas. Un proceso en el que se adquiere una nueva cultura de trabajo y se abandonan los canales tradicionales. Todo con el objetivo de satisfacer la demanda actual de la forma más rápida y fomentar la productividad en el trabajo. 

Qué es la transformación digital en empresas

La transformación digital en empresas es un proceso de cambio en las empresas que consiste en la aplicación de la tecnología para mejorar la eficacia y la productividad en el trabajo. Una transformación digital que no solo es interna en la estrategia de marketing online, en el propio ámbito de la empresa, sino externa de cara al servicio que se da a los clientes. 

Cuando la tecnología llega a la empresa, no se trata solo de la introducción de equipos informáticos o plataformas software de gestión. Lo que hay es un cambio total en la forma de trabajar, hasta el punto de que puede suponer un concepto nuevo y una renovación a todos los niveles. 

Precisamente, para hablar de transformación digital propiamente dicha, el proceso de cambio debe realizarse en todas las áreas de la empresa. Es por eso por lo que su implementación acarrea una transformación total del negocio. Una inversión en recursos con el objetivo de automatizar los procesos, minimizar costes, maximizar la productividad y mejorar la comunicación tanto interna como externa. 

Características de la transformación digital

Una vez que sabemos qué es la transformación digital en las empresas, hay que conocer algunas de sus principales características. 

En primer lugar, hay que tener en cuenta que con la transformación digital la tecnología no es un objetivo ni una estrategia, sino más bien un medio. El proceso de digitalización no es algo temporal. Es más bien un cambio total en la cultura de trabajo con el fin de actualizar y mejorar la capacidad de todos los que forman parte de la empresa. Es la única manera de poder competir dentro de la economía digital en la que nos encontramos en la actualidad. 

Por otro lado, una de las características más destacadas de la transformación digital en empresas es que la experiencia de cliente juega un papel determinante. Precisamente, es este servicio el que debe servir de impulso a cualquier emprendedor para iniciar el proceso de cambio tecnológico en su negocio. 

La era digital en la que vivimos hace que los clientes busquen soluciones rápidas a sus necesidades. Si la empresa no es capaz de brindar lo que el cliente necesita, es probable que pierda el ritmo con respecto a la competencia. Los servicios web y la tecnología en general son las herramientas claves para que los usuarios puedan tener accesibilidad a la empresa en cualquier momento y desde cualquier dispositivo

Previamente a todo esto, la transformación digital implica una manera nueva de pensar. El cambio es total, tanto en la forma de trabajo como en la comunicación con el cliente. Todo esto debe estar respaldado por un liderazgo y por una capacidad de creatividad e innovación por parte de los altos cargos y los propios empleados. 

Por último, hay que señalar que la transformación digital es la mejor manera que las empresas poseen en la actualidad para dar a conocer su personalidad única y distintiva. El proceso de cambio viene de la mano de una seña de identidad característica que refleje los valores de la empresa. 

Por qué es importante la transformación digital en las empresas

La importancia de la transformación digital en las empresas la vemos cada día. La crisis del coronavirus, por ejemplo, ha obligado a una gran cantidad de negocios físicos tradicionales y minoristas a buscar nuevas vías digitales para salir a flote. Tiendas que hasta hace unos años veían internet como algo lejano, ahora usan la red como su principal medio de trabajo y venta. 

La transformación digital es la única manera de ser relevante y responder de forma rápida a las necesidades de los clientes. El tiempo de respuesta es hoy un factor que determina el grado de satisfacción de los clientes con una empresa. Solo las empresas que trabajen por medio de lo digital serán capaces de atender las exigencias de los clientes con rapidez. 

La importancia de este proceso de cambio hacia lo digital se ve reflejada claramente en la competitividad del mercado. Un mercado en el que tener presencia digital se ha convertido ya en una obligación. Como se suele decir, si tu empresa no está hoy en internet, si no se adapta a los nuevos cambios, corre el riesgo de desaparecer frente a la saturación de un mercado tan globalizado. 

Como decíamos antes, la irrupción del COVID-19 ha evidenciado la importancia de dar un giro a nuestra forma de trabajar en la empresa. Sin ir más lejos, solo aquellas empresas que se encontraban ya digitalizadas han podido resistir la crisis y mantener la actividad. Otras, en cambio, han tenido que transformarse por completo o, en el peor de los casos, echar el cierre. 

Precisamente, los últimos estudios reflejan que más del 30% de los ejecutivos asegura que a raíz de esta crisis han tenido que dar un paso adelante definitivo en lo que respecta a la transformación digital de sus empresas. Solo de esta manera la compañía tendrá la posibilidad de realizar un trabajo colaborativo. 

Cómo transformar tu empresa paso a paso

Transformar la empresa para llegar a la digitalización de todo el proceso de trabajo requiere de una serie de pasos. Estos no suelen ser estándar, sino que más bien se ajustan a las necesidades y a las características de cada empresa. No obstante, los pasos que se señalan a continuación suelen ser genéricos para cualquier tipo de negocio. 

Análisis de las oportunidades digitales

La transformación digital no es un proceso que la empresa debe realizar por el simple hecho de que es algo que hace todo el mundo. De hecho, muchos negocios han llevado a cabo la digitalización siguiendo el ejemplo de otros e implementando las mismas medidas. Sin embargo, cada negocio es totalmente diferente del otro. 

Esto hace que tengamos que analizar las oportunidades digitales que van a cubrir mejor nuestras necesidades. La adopción de medidas digitales debe ir encaminada a las estrategias de marketing con las que trabaje la empresa. Potenciar unos sectores sobre otros puede ser la clave para una buena transformación digital.

Cambiar la cultura empresarial y la organización interna

La transformación digital conlleva un proceso en el que debemos rediseñar la organización interna de la empresa. Llega una nueva forma de trabajar en la que ya no tienen cabida los modelos anteriores. Los clientes demandan productos y servicios completamente diferentes a los de hace unos años y tenemos que responder a dichas necesidades. 

Para ello, se impone también un cambio en la cultura empresarial. Necesitamos contar con un liderazgo claro que sea quien impulse este nuevo cambio para desarrollar la cultura corporativa que se desea implantar. Es hora de desterrar los hábitos tradicionales de trabajo y adoptar nuevas estrategias de negocio. 

Elegir el modelo digital más adecuado

Las empresas que quieran llevar a cabo una transformación digital deben analizar su sector, la evolución del mercado y el tipo de clientes para elegir el modelo digital más adecuado. No obstante, este modelo digital puede ir cambiando y evolucionando con el tiempo para que la empresa pueda llegar a más gente. 

No en vano, las necesidades del mercado van cambiando, por lo que sería un error implementar un modelo digital que no admitiera cambios. Afortunadamente, la mayoría de soluciones digitales ofrecen la posibilidad de adaptarse a las nuevas exigencias para así dar una mejor respuesta. 

Buscar nuevo talento

La transformación digital requiere en muchos casos la incorporación de nuevos roles de trabajo en el equipo. Este nuevo cambio va a suponer que tengan que surgir nuevos perfiles profesionales en la empresa. Es hora pues de invertir en nuevos talentos que impulsen el crecimiento de la compañía a todos los niveles. 

En los últimos años, la falta de talento sigue siendo uno de los principales retos de muchas empresas de hoy en día. Una buena estrategia en este sentido es clave para afrontar la transformación digital de manera mucho más productiva y eficiente. 

Beneficios de la transformación digital

La transformación digital es un proceso que trae múltiples beneficios a las empresas. Los nuevos cambios en la mentalidad y en la forma de trabajar conllevan una serie de ventajas que son sumamente interesantes. 

Mayor ventaja competitiva

Las empresas que son capaces de ofrecer una mayor y mejor oferta de servicios digitales a los usuarios son aquellas que adquirirán una mayor ventaja competitiva. La transformación digital permite crear nuevos productos y servicios que se adapten a las necesidades de los clientes, lo que va a repercutir sobre todo en el crecimiento del negocio. 

Mejora de la productividad

Los procesos de automatización garantizan un mejor desempeño de los trabajadores. El uso de las herramientas digitales va a repercutir en una mejora de la productividad. No solo se podrá trabajar más cómodo, sino también más eficiente. Una mejora en la productividad que, por otra parte, va a hacer que no solo los clientes queden más satisfechos, sino también que se establezca un mejor ambiente de trabajo. 

Mayor satisfacción de los clientes

Uno de los grandes beneficios de la transformación digital en empresas es brindarle a los clientes un servicio más rápido y ágil. Esto se traducirá en una mayor satisfacción de los mismos. La comunicación directa hará que podamos responder a sus necesidades, generando una mayor confianza para que acudan de nuevo a nosotros en una próxima ocasión.