Porcentaje de rebote: qué es y cuál es el porcentaje de rebote ideal

Tasa de rebote

Son muchas las métricas y KPI que se utilizan en el marketing digital para poder medir el rendimiento de una página web o eCommerce y poder saber si se están alcanzando los objetivos establecidos. Una de esas métricas fundamentales para conocer el desempeño web es la tasa de rebote.

Conocer el porcentaje de rebote de un sitio web permite saber el número de usuarios que llegan al mismo pero que no interactúan de manera alguna, abandonándolo. Disminuir la tasa de rebote debe ser uno de los objetivos prioritarios de cualquier proyecto web y para ellos deben analizar las causas por las que los usuarios no llegan a quedarse y navegar por su contenido.

Qué es la tasa o porcentaje de rebote

El porcentaje de rebote o tasa de rebote es una métrica que se encarga de medir qué porcentaje de los usuarios que acceden a un sitio web, lo abandonan sin realizar ninguna acción en el mismo. Con este porcentaje se trata de medir cuántos usuarios visitan una web o tienda virtual y la abandonan desde la misma página de entrada.

Hay que tener en cuenta que esta métrica no recoge el tiempo de permanencia de los usuarios en el sitio, contando como rebote si la abandonan sin visitar otras páginas, aunque el tiempo de permanencia sea alto.

El porcentaje de rebote puede aumentar por muchos motivos como un diseño web deficiente, la captación de visitantes que no estén interesados en la temática, un tiempo de carga lento, entre otros.

Cómo se calcula el porcentaje de rebote

Para poder calcular la tasa de rebote de un sitio web hay que aplicar la siguiente fórmula matemática:

Porcentaje de Rebote = (Visitas que abandonan sin interacción / Total de visitas) x 100

Para ver un ejemplo del cálculo de la tasa de rebote de un eCommerce podemos tomar un periodo de tiempo en el cual la tienda online recibe 15 000 visitas. De este total de visitas 7500 abandonaron el sitio sin visitar otra página, producto o realizar cualquier otra interacción. Por lo tanto, el porcentaje de rebote sería igual a (7500 / 15 000) x 100 lo que dará un resultado del 50 %. 

Los responsables de marketing de esa tienda online deberán buscar las causas principales de abandono de los usuarios para poder reducir esa tasa por debajo del valor del 50 % obtenido, y así incrementar las ventas.

Qué es el dwell time

Un valor o métrica que debe tenerse en cuenta junto a la tasa de rebotes es al tiempo que permanece un usuario en una página antes de regresar a la página de resultados del buscador. Este valor conocido como dwell time permite medir cuánto dura la visita antes de volver a la SERP o resultados de búsqueda y complementa la información que ofrece la tasa de rebote para poder identificar qué rebotes son positivos y cuáles negativos.

Poniendo como ejemplo la misma tienda virtual anterior, se puede investigar sobre los distintos rebotes que se están produciendo en el eCommerce mirando el dwell time de los mismos. Si un usuario permanece mucho tiempo en una página de producto antes de abandonarla se podrá concluir que el problema de la conversión estará en la propia página, ya que el usuario permanece tiempo consultando la información y tomando la decisión de compra. Con esta información se podrán tomar medidas como añadir más métodos de pago, introducir nuevas opciones de envío, facilitar el proceso de compra, y otras medidas similares que permitan al usuario inclinarse a comprar el producto en lugar de abandonar la tienda.

Por qué es necesario controlarlo

El porcentaje de rebote debe servir a los desarrolladores web y expertos en marketing digital como medida para conseguir que los usuarios permanezcan más tiempo en la página navegando por sus distintas opciones y contenidos

Disminuir la tasa de rebote de una página web o tienda online aporta una serie de ventajas, como:

  • Aumentar el tiempo que un usuario permanece en un sitio web.
  • Mejorar la usabilidad para proporcionar una experiencia de usuario satisfactoria.
  • Ayuda a incrementar la tasa de conversión (ventas o suscripciones, por ejemplo).
  • Permite identificar problemas que están propiciando el abandono de los usuarios.
  • Ayuda a detectar páginas que están mostrando errores de acceso y no pueden ser visitadas por los usuarios.

Cuál es el porcentaje de rebote ideal

Por regla general, la tasa de rebote debe reducirse para conseguir que los usuarios tengan mayor interacción con la página web, pero muchas veces un rebote no puede considerarse negativo. Si un usuario accede una página del sitio web directamente, buscando una información concreta, y tras conseguir la información la abandona, no puede juzgarse como malo ese rebote dentro de la analítica web. El algoritmo de Google es capaz de reconocer ciertos tipos de rebote que considera que son positivos, pues el usuario ha logrado lo que buscaba al acceder a la web.

Cómo conocer el porcentaje de rebote

Es sencillo conocer y monitorizar el porcentaje de rebote de una página web o tienda online. Google dispone de su herramienta gratuita Google Analytics, donde es posible consultar gran cantidad de información sobre un sitio web y el comportamiento de los usuarios en el mismo.

Una vez vinculado un sitio web a Google Analytics, confirmando su propiedad, se puede acceder a la sección Audiencia donde se recoge información extensa sobre los visitantes. Desde la opción Visión General de Audiencia se pueden obtener los porcentajes de rebote.

Por ejemplo, podemos en Audiencia monitorizar el porcentaje de rebote en un determinado periodo de tiempo de los distintos navegadores web. Comparando los porcentajes de rebote de cada uno de esos navegadores con la tasa media de rebote, se pueden detectar navegadores donde el sitio web tenga algún problema (si su porcentaje de rebote es muy superior a la media), pudiendo investigar las causas y aplicar las medidas correctoras para solucionarlo.

Como averiguar las causas del rebote

Muchas veces no se ve tan claro cuáles son las causas por las cuales se están produciendo rebotes en una página web o eCommerce. En estos casos lo mejor es ir a la sección Comportamiento de Google Analytics y dentro de la opción Contenido del sitio / Todas las páginas, visualizar el porcentaje de rebote de cada URL que compone el sitio web e identificar aquellas que retienen mejor a los usuarios y cuáles tienen una elevada tasa de abandono.

Con esta información se puede afinar más y encontrar las causas de los rebotes, pudiendo analizar las páginas concretas que están produciendo este abandono por parte de los usuarios.

Es habitual que, si alguna de las URL tiene una tasa de rebote del 100 %, esta página esté mostrando un error de conexión (error 404) y no esté disponible para los usuarios del sitio web.

Existen otras alternativas para poder medir el porcentaje de rebote aparte de Google Analytics como puede ser Clicky y Woopra.

Cuál es el porcentaje de rebote ideal

Para saber cuál es el porcentaje ideal de un sitio web hay que tener en cuenta distintos factores como el tipo de sitio web, la cantidad de tráfico orgánico que recibe, e incluso los objetivos fijados para dicho proyecto web.

Por regla general, un porcentaje entre el 25 y el 40 % en la tasa de rebote se considera excelente si se trata de un sitio web. Cuando ese porcentaje se encuentra entre el 41 y el 55 % se estará dentro de un promedio general de la misma. De 55 a 70 % se considera un porcentaje de rebote alto, y a partir del 70 % de tasa se está ante una situación grave donde la mayoría de usuarios abandona el sitio web sin interactuar con él.

Volver a recalcar en este punto que es importante no analizar el porcentaje de rebote como una métrica aislada, ya que no mide el tiempo de permanencia de los usuarios en el sitio web, dato que es muy importante para saber si la visita es positiva o negativa.

Cómo podemos reducirla y qué factores pueden afectar

Es posible tomar acciones y medidas que permitan reducir la tasa de rebote de un sitio web y conseguir cumplir con los objetivos fijados en cuanto a conversiones. Algunas de las principales medidas que se pueden tomar para reducir el porcentaje de rebote son:

Monitorizar es la clave

Para poder reducir el porcentaje de rebote es necesario monitorizar y analizar esta métrica. Con Google Analytics se puede obtener gran información sobre la tasa de rebote y detectar cuáles son los problemas que están causando que esta tasa sea demasiado alta.

Conociendo la tasa de rebote y el tiempo de permanencia de las distintas URL de un sitio web con Analytics, se podrá conocer por dónde entran, por dónde salen y cuánto tiempo permanecen los usuarios en el sitio, pudiendo averiguar qué causas están siendo las que provoquen que abandonen o pasen poco tiempo navegando por la página web.

Mejorar la usabilidad

Una de las principales causas por las cuales un usuario abandona una página web o eCommerce es porque se pierde o desorienta mientras navega por el sitio. Organizar y estructurar el contenido del sitio web añadiendo elementos que faciliten la navegación como menús o botones con enlaces hará que la usabilidad del sitio sea más amigable con el usuario y este no abandone a las primeras de cambio la página web.

Contar con una estructura robusta y organizada de enlaces internos es primordial para mejorar la usabilidad de un sitio web y poder reducir la tasa de rebote o abandono de usuarios.

Utilizar elementos audiovisuales

Está demostrado que los usuarios se sienten más atraídos por el uso de elementos audiovisuales, como imágenes o vídeos, que por el texto. Incluir en los eCommerce o páginas web este tipo de elementos de forma eficiente permitirá que los usuarios se sientan atraídos y permanezcan más tiempo en el sitio y naveguen por las distintas páginas del mismo.

El uso optimizado de imágenes en un sitio web ayuda a reducir el porcentaje de rebote y aumentar el tiempo de permanencia de los usuarios en el mismo.

Crear llamadas a la acción

Las llamadas a la acción son la mejor forma de atraer la atención de los usuarios e invitarles a que interactúen con el sitio web. Incluir llamadas a la acción es una medida imprescindible que debe aplicarse para conseguir reducir el porcentaje rebote y aumentar la tasa de conversión.

Los sitios web que generan un mayor porcentaje de su tráfico web de llamadas a la acción por medio de canales como redes sociales o campañas de email marketing consiguen una tasa de rebote mucho menor que las que lo hacen a través de búsquedas por Google.

Reducir el tiempo de carga

Con el uso de las nuevas tecnologías y la alta competitividad del mercado actual, la paciencia de los usuarios cada vez es menor, queriendo acceder a los sitios web, obtener la información que buscan, e incluso realizar compras online, de forma inmediata. En este contexto la velocidad o tiempo de carga de una página web o eCommerce se ha convertido en uno de los factores principales por el que los usuarios abandonan un sitio web en busca de otro que les muestre de forma más ágil el contenido. Incluso Google premia en sus resultados de búsqueda aquellos sitios cuya velocidad de carga es muy baja.

Evitar cualquier tipo de distracción para el usuario

Como ya comentamos, la buena estructuración de un sitio web es clave para reducir el porcentaje de rebote, por eso no es recomendable utilizar elementos que puedan distraer al usuario como pueden ser enlaces salientes, animaciones, o ventanas emergentes (pop ups). Este tipo de elementos consiguen dificultar la navegación y reducen la experiencia de los usuarios al navegar por un sitio web, haciendo que lo abandonen mucho antes.

Hemos visto qué es el porcentaje de rebote y por qué es tan importante su monitorización dentro del marketing digital. Esta métrica, junto al tiempo de permanencia de los usuarios, permite tomar las acciones necesarias para conseguir que los usuarios no abandonen las distintas URL del sitio web y permanezcan más tiempo navegando entre sus páginas, lo que aumentará la probabilidad de que se produzcan más conversiones o ventas.