¿Qué es un Plan de Marketing y Consejos para Elaborar Uno?

0
115
¿Qué es un plan de marketing? Consejos para elaborar uno

Índice de Contenidos

El plan de marketing puede definirse como la planificación estratégica y comercial de una compañía, donde se recogen todos los objetivos, metas y acciones que se realizan para alcanzar ese fin. 

En la actualidad, si dirigimos una empresa, por muy grande o pequeña que esta sea, necesitamos tener unos objetivos marcados mediante un plan de marketing. Sin embargo, es posible que no sepamos cómo hacerlo. En este caso, la mejor opción es que deleguemos el trabajo a una empresa profesional como dipe

Debido a la evolución de las tecnologías que llevamos viviendo durante algunos años, es necesario centrarnos también en un plan de marketing digital, permitiéndonos llegar al máximo número posible de usuarios. Para ello, debemos utilizar las redes sociales y disponer de una plataforma web donde se anuncien todas las novedades que tengan que ver con nuestro negocio. 

¿Por qué es necesario elaborar un plan de marketing? 

Uno de los motivos que más nos llaman la atención cuando estamos pensando en elaborar un plan de marketing es el de poder conseguir las metas de nuestra compañía, es decir, verla crecer y expandirse hacia nuevos mercados que al principio podían parecernos imposibles. 

No solo debemos centrarnos en los beneficios de la propia compañía, sino que también veremos cómo la dirección está más reforzada y los trabajadores realizan mejor su labor. A largo plazo, estaremos creando mejoras casi sin darnos cuenta y previniendo errores que puedan hacer que nuestro negocio se desmorone. 

Que tengamos una buena organización es un factor de vital importancia si queremos triunfar. En todo plan se deben seguir unos aspectos y un orden, para que podamos trabajar más eficazmente sobre ellos y conseguir el resultado final de una forma coherente. 

Este orden podemos definirlo en cinco apartados (de los que hablaremos a continuación); se trata de acciones básicas que debemos seguir al pie de la letra para triunfar en cualquier mercado en el que nos introduzcamos. 

Cómo hacer un plan de marketing 

Los apartados que más debemos de tener en cuenta si queremos desarrollar un plan de marketing coherente y con posibilidades de futuro, son los siguientes: 

Analizar nuestra situación 

Debemos conocer nuestra compañía igual que a nosotros mismos, este es el primer paso para que podamos elaborar un plan de marketing eficaz. Esto es necesario porque existen muchos factores que pueden alterar los objetivos, tanto internos (personal, recursos…) como externos (localización, competencia…). 

El análisis DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades) es una de las mejores opciones por la que nos podemos regir. Consiste en estudiar lo siguiente: 

Debilidades 

Aquí debemos incluir los aspectos internos de la compañía y que la competencia puede utilizar a su favor. En algunos casos, encontrarlas puede ser un quebradero de cabeza. Con estas preguntas deberías estar más que preparado: “¿Por qué mi compañía es mejor que la competencia?”, “¿Por qué perdemos ventas?”, “¿Podemos mejorar algo?”. Por norma general, la financiación o no hacer una buena promoción y/o oferta de productos es el problema a solventar. 

Amenazas

Considerados los aspectos externos de nuestro negocio. Son capaces de hacer que desaparezcamos en pocos meses si no ponemos solución, siendo necesario localizarlas y neutralizaras rápidamente. Para ello, debemos estar informados sobre las nuevas tendencias de mercado o los cambios que se producen en nuestro sector. 

Fortalezas

Una buena fortaleza supone una ventaja competitiva con el resto de compañías del mismo sector. Son nuestras ventajas y el equipo laboral con el que contamos lo que nos hace destacar del resto. 

Oportunidades

Las oportunidades juegan a favor de todo el sector, únicamente hay que saber encontrarlas y aprovecharlas. 

Una vez tengamos esto en cuenta, debemos realizar el perfil de nuestros consumidores, las personas que comprarán el producto y/o servicio que ofrecemos: 

  • ¿Quién es la persona que nos ayudará a aumentar las ventas? Perfil de nuestros clientes potenciales. 
  • ¿Cómo puede ayudarnos? Objetivos de los clientes y cómo podemos ofrecerles lo que están buscando. 
  • ¿Por qué? Reclamaciones, quejas y sugerencias de nuestros compradores. 
  • ¿Cómo? Todos los mensajes de marketing que nos ayuden a alcanzar a nuestro cliente. 

Qué es un plan de marketing

Analizar la situación de la competencia 

Ahora que tenemos clara la situación interna de nuestro negocio, queda una de las partes más complicadas: analizar a la competencia. Este punto es uno de los más determinantes y debe realizarse correctamente, un simple fallo puede suponernos grandes pérdidas y la necesidad de tirar por la borda todo nuestro sueño. 

Para encontrar a nuestros principales competidores, podemos resolver estas preguntas: 

  • ¿Cuánto presupuesto tienen y cómo dirigen su negocio? Un apartado bastante sencillo de encontrar, ya que a las compañías grandes se les obliga a publicar sus resultados, sea de forma anual o trimestral, estando accesible al resto de personas que estén interesadas en obtener información. En el caso de que nuestro principal competidor no sea una compañía muy grande, puedes servirte de distintas bases de datos. 
  • ¿Qué precio tienen establecido en su producto y/o servicio? Si tienen plataforma web, podremos encontrar todos sus productos, el precio que tiene cada uno y en qué se basan para establecer ese presupuesto. 
  • ¿Cómo realizan el proceso de ventas? En esta pregunta no debemos basarnos únicamente en que el cliente nos paga una cantidad de dinero y nosotros le ofrecemos el producto, es mucho más complejo. El primer contacto cuenta, es decir, cuando el producto está en desarrollo. 
  • ¿Cómo atraen a los clientes? Al igual que nosotros, todas las compañías realizan planes de marketing para atraer a clientes o establecer promociones. Si investigamos las redes sociales de la compañía o su página web, obtendremos toda la información que necesitamos. 

Establecer unos objetivos 

Los dos puntos anteriores deberían ser el punto de partida que nos indique dónde estamos y hasta dónde seremos capaces de llegar en un corto espacio de tiempo cumpliendo con nuestros objetivos de marketing. 

Cuando se analiza todo lo anterior, el resto de procesos se descuidan al pensar que ya se tiene todo el trabajo hecho, siendo el apartado donde más empresarios caen. La dirección necesita marcar unos objetivos que podamos cumplir, es decir, que sean realistas. 

Especificar objetivos

Todos los objetivos que marquemos deben estar especificados y ser concretos. Intentaremos dejar a un lado aquellos que sean demasiado borrosos o en los que existan dudas, ya que cada persona podría darles un significado diferente y correr el riesgo de que no se cumplan las metas de nuestra compañía. Debemos aferrarnos a los fines claros, como: Aumentar las ventas un 10 % durante los primeros seis meses del año. 

Objetivos medibles

De nada sirve que se consigan los objetivos si no somos capaces de medirlos, es decir, de ver cómo ha influido en nuestro negocio. Así, no importa solo que el objetivo sea preciso, debemos de tener en cuenta qué vamos a hacer para realizar comparaciones y comprobar si de verdad ha sido efectivo. 

Objetivos alcanzables

Si el objetivo es demasiado grande, no puedes pedir cuatro días para conseguirlo. El tiempo debe de ser proporcional a lo que se quiere conseguir si no queremos desanimar al resto de trabajadores. También debemos de tener en cuenta el esfuerzo que requieren y lo que va a costar alcanzarlo teniendo en cuenta nuestra situación. 

Metas relevantes 

Además de todo lo que hemos indicado en los puntos anteriores, debe de ser relevante, que influya de alguna manera a nuestra evolución y a la posibilidad de ingresar en nuevos mercados en el futuro. Por decirlo de otra manera: todos los objetivos fijados en un plan de marketing deben de ser directamente proporcionales a lo que un negocio quiere conseguir. 

Tiempo limitado

Para que todo tenga sentido no debemos olvidarnos de establecer una fecha límite, siempre y cuando esté acorde con lo que queremos alcanzar. 

Plan de actuación 

¿Qué hacemos para alcanzar los objetivos de una manera rápida, cómoda y eficaz? Para que una estrategia de marketing esté bien definida es necesario que establezcamos un plan de actuación concreto, que indique qué debemos hacer en cada caso. 

Producto

No importa si nuestro negocio ya dispone de varias líneas de productos definidos y posicionados en el mercado, siempre se pueden optimizar más, sobre todo si tenemos en cuenta los cambios que se realizan con el paso del tiempo. 

Precio

Hora de sacar todos los documentos de la competencia que hemos adquirido con el primer apartado. Nuestro objetivo aquí es el de definir un precio en cada producto que nos permita tener margen de beneficio y que pueda competir en el mercado actual. Lo más normal es que necesitemos realizar modificaciones o incluirlos en campañas y/o promociones para que los clientes se sientan atraídos por él. 

Venta y distribución

En el caso que durante el proceso que hemos realizado para llegar hasta aquí hayamos notado alguna sospecha de debilidad, ya sea en un aspecto interno como externo, es necesario solventarla antes de seguir adelante, no queremos que perjudique a la recta final. Debemos buscar nuevos proveedores, incluir la venta a través de nuestra plataforma online o mejorar los plazos de entrega entre otras acciones. 

Promoción y comunicación

Todas las acciones que llevamos a cabo para dar a conocer nuestra compañía y marca al resto de consumidores, tanto de forma online como offline. El marketing ha evolucionado mucho durante la última década, por lo que es necesario que este apartado lo revisemos cada dos o tres años. 

Revisión 

Aunque sea el último apartado, no significa que sea el menos importante. Debemos de saber que un plan de marketing no es algo que se realiza una vez en la vida y permanece ahí hasta que nos hacemos con el control del mercado, para eso, es necesario que se vaya actualizando y responda a las nuevas necesidades que nos puedan surgir. 

Una de las opciones que realizan las grandes compañías es reunirse un mínimo de dos veces al año para comprobar que el plan sigue su curso y, en caso de ser necesario, actualizar la información y/o añadir nuevos detalles. 

Durante el transcurso de la reunión, deberemos tener en cuenta los siguientes apartados

  • Objetivos: ¿Es necesario renovar el plan de marketing o se siguen cumpliendo los objetivos que están establecidos? En el caso de que no sea así, debemos preguntar cuál es la causa y corregirla lo antes posible. 
  • Cumplimiento: ¿Se cumplen todas las acciones dictadas en el plan? Si existen dudas o se conoce la existencia de algún desvío, es necesario corregirlo para que volvamos a situarnos en el camino adecuado. 
  • Estrategias: las acciones de las que tenemos constancia que siguen funcionando y si es necesario que descartemos alguna para continuar en el mercado. 
  • Presupuesto: si es necesario que adaptemos el plan a un nuevo presupuesto, ya sea para reducirlo o para aumentarlo y llegar al mayor número de clientes. 
  • Revisión: si se ha completado la acción de marketing, será necesario renovar el plan y realizar uno nuevo, o mejorar el que ya se tiene para adaptarlo a las nuevas necesidades de nuestro negocio. 

¿Qué ventajas tiene para nuestro negocio contar con un plan de marketing? 

Que nuestra compañía cuente con un plan de marketing bien elaborado tiene varias ventajas que merece la pena destacar: 

  • Nos estaremos asegurando un buen inicio en el caso de que nuestro negocio sea de nueva creación y un futuro más estable y sólido, con el que acceder a nuevos mercados y ampliar nuestra marca. 
  • Conseguiremos analizar a la competencia y tener una mejor visión de cómo trabajan. De este modo, podremos ofrecer respuestas y fidelizar nuevos clientes. 
  • Tendremos al consumidor lo más cercano a nosotros, conoceremos lo que están buscando, por qué se comportan así y qué expectativas tienen respecto a nuestra empresa. 
  • Dispondremos de unos objetivos mejor establecidos y más definidos, además de los métodos que utilizaremos para alcanzarlos. 
  • Tanto si únicamente disponemos de un departamento como de varios, estaremos mejor comunicados con ellos y podrán trabajar al unísono, ofreciéndonos los mejores resultados. 
  • Contaremos con técnicas que nos permitan medir los resultados obtenidos y saber si el plan de marketing nos está ayudando a crecer o si es necesario que cambiemos algo. 
  • En el caso de que exista una crisis, sabremos en todo momento cómo reaccionar y evitaremos la intromisión de la competencia.

Como ves, todo negocio necesita implemetar un plan de marketing estudiado y bien planteado para seguir siendo competitivo en el panorama actual. Las nuevas tecnologías obligan a apostar por campañas de marketing digital que nos permitan llegar a los usuarios actuales, nativos de las tecnologías de la información y adaptados al uso de todo tipo de canales de comunicación.

No hay comentarios

Dejar respuesta